Dedicado a tod@s l@s niñ@s del mundo

El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender (Montaigne)

sábado, 4 de abril de 2020

No dejemos a ninguna niña ni a ningún niño atrás!

https://economistasfrentealacrisis.com/no-dejemos-a-ninguna-nina-a-ningun-nino-atras/


No dejemos a ninguna niña, a ningún niño, atrás.
Por Cecilia Castaño | abril 1, 2020 | 0



Tengo una amiga inmigrante, joven, cabeza de familia monoparental, con dos hijos de 8 y 5 años. Vive en un piso de alquiler social en una ciudad del Sur de Madrid y está solicitando la Renta Mínima de Inserción, algo menos de 300 Euros mensuales por hijo. Cada semana recibe por whatsapp en su móvil los documentos en formato pdf que le envían desde el colegio público de sus hijos con las tareas escolares. Como no tienen ordenador en el que puedan verlas, ni impresora, la niña copia desde la pantalla del móvil los ejercicios a un cuaderno y ahí los resuelve. Esto hace mejorar su caligrafía, pero le quita tiempo para los ejercicios de lengua, matemáticas, inglés y demás materias. El nivel de formación de la madre no le permite ayudar a sus hijos en las tareas como ella quisiera. Por las restricciones de movilidad,  tampoco pueden acceder a las becas de comedor, ya que sus colegios están cerrados y las comidas están disponibles en centros muy alejados de su vivienda. Este caso no es único. Muy al contrario, representa la realidad de miles de familias cuyas hijas e hijos se van a quedar rezagados en esta crisis del confinamiento y van a tener menos oportunidades en el futuro. Si antes no hacemos algo para evitarlo.



La comunidad educativa está llevando adelante un esfuerzo enorme para paliar los efectos del confinamiento con el objetivo de los estudiantes no pierdan el habito del aprendizaje ni el curso. El profesorado universitario imparte las clases en el campus virtual y mantiene contacto con los estudiantes por las distintas vías que nos ofrece Internet. No obstante, las Prácticas, necesarias en la mayoría de los estudios, e imprescindibles en algunas especialidades, están paralizadas. En todo caso, los estudiantes universitarios son adultos, tienen más medios y pueden adaptarse con más facilidad a este entorno excepcional.

Muy distinta es la situación en educación Secundaria y especialmente en Primaria, donde niñas, niños y adolescentes están agobiados en sus casas por la cantidad de tareas que tienen que realizar, aunque esto les ayude a organizarse y pasar mejor el tiempo. La actividad lectiva online, asumida por profesorado, alumnado y familias con un interés y entusiasmo sorprendentes, pone de manifiesto la existencia de una brecha digital. En torno al 12% del alumnado no tiene acceso a recursos tecnológicos. También una brecha social, porque las tareas educativas de apoyo y supervisión están recayendo sobre las madres y padres, y esto genera varios problemas.

En primer lugar, en muchas familias el padre y la madre teletrabajan y no cuentan con el tiempo ni los medios técnicos (ordenadores) para que sus hijos lleven a cabo las tareas asignadas en un horario razonable. Madres y padres se hacen cargo del trabajo pagado, de las tareas del hogar y de la educación de sus hijos, robando horas al sueño.

En segundo lugar, los padres y madres no necesariamente cuentan con la formación suficiente para ayudar a sus hijos, por ejemplo, en inglés, matemáticas y el resto de materias, incluso si son graduados universitarios.

Por último, en el caso del personal sanitario y de servicios especiales, que están trabajando jornadas interminables y con niveles de estrés y agotamiento insuperables, ¿quién atiende y ayuda a las niñas y niños hijos de médicas, enfermeros, transportistas, personal de limpieza, cajeros del supermercado, policías, y todos los colectivos imprescindibles?

El virus no entiende de ideologías ni clases sociales, pero los efectos de la pandemia afectan de manera diferencial. Obviamente los más favorecidos cuentan con más medios materiales y culturales, así como más espacio para aislarse en buenas condiciones y continuar con el teletrabajo y la educación online. Las herramientas para hacer frente a la alteración de las actividades cotidianas y a las actividades añadidas son muy escasas para los menos favorecidos. Está ocurriendo en la atención sanitaria, más colapsada y crítica en los municipios y barrios más populosos, como el Sur de Madrid. Y también afecta a la disponibilidad de herramientas digitales para educación online o teletrabajo.



Con los avances de la Cuarta Revolución Industrial, a veces creemos que basta con tener Internet en el móvil para ser una persona digitalmente incluida.  Podemos realizar todo tipo de tareas de comunicación, acceso a información y servicios, compra, ocio, etc. Sin embargo, para la educación online o el teletrabajo, necesitamos algo más de infraestructura, una pantalla bastante más grande que la del móvil, algún tipo de ordenador. Aunque es posible conectar el móvil a la pantalla de la televisión para ver una película, sería muy difícil hacer las tareas de trabajo o educación por esta vía. Si hay varios niños en casa, cada uno necesita un ordenador en algún momento, que habrá que compartir con padres y hermanos. También se necesita imprimir las tareas, y según mis noticias, desde que empezó el confinamiento, en el mercado online se han agotado las impresoras de precio razonable.

Un porcentaje no desdeñable de la población española accede a Internet exclusivamente por el móvil. Nos queda mucho para que la educación online pueda ser efectiva.

En España, con datos de la Encuesta sobre Equipamiento y Usos de Internet en los Hogares de 2019 (www.ine.es) la difusión de las tecnologías digitales es extensa y de calidad. El 91,4 por cien de las viviendas tienen acceso a Internet y el 91,2 a Banda Ancha.  Sin embargo, mientras el 98,5 por cien cuentan con teléfono móvil, solo el 80,9 cuentan con algún tipo de ordenador, portátil, tableta, etc. Casi uno de cada diez sin Internet y uno de cada cinco sin portátil o tableta.



Las diferencias se agravan en función de los ingresos. El 95,5 por cien de los hogares que ingresan menos de 900 euros disponen de teléfono móvil, pero solo el 77,9 por cien disponen de acceso a Internet y solo el 58,1 cuentan con algún tipo de ordenador. De manera que casi una cuarta parte de estos hogares no cuentan con acceso a Internet y más del 40 por cien no tienen ordenador. En los hogares con ingresos entre 900 y 1.600 euros, el 98 por cien cuentan con teléfono móvil y el 90,5 con acceso a Internet, pero solo el 76,7 por cien con ordenador, de manera que casi una cuarta parte no cuenta con esta herramienta.

Los hijos se ven especialmente afectados por las diferencias en el tipo de hogar en que viven. El 98 por cien de los hogares monoparentales con algún hijo conviviente, tienen teléfono móvil, pero solo el 92 tienen acceso a Internet y el 82 por cien a un ordenador. Los hijos que conviven con una pareja están en condiciones algo mejores, ya que además de móvil casi al 100 por 100, el 97,8 cuentan con acceso a Internet y el 93 por cien con algún tipo de ordenador.  Muchas localidades tampoco cuentan con el acceso y los medios suficientes. En los municipios de menos de 10.000 habitantes, casi el 26 por cien de los hogares no tienen ordenadores y el 13,3 no tienen acceso a Internet.

La fórmula de resolver el confinamiento en los centros educativos es voluntariosa y bien intencionada, pero muchos niños y niñas van a quedarse rezagados si no somos capaces de poner en marcha medidas de vuelta a las clases presenciales después del confinamiento en junio y julio. Para los profesores es un esfuerzo extra, pero el objetivo merece la pena. La educación primaria es la base de la igualdad de oportunidades y el mecanismo más potente de equidad y movilidad social. No dejemos a ninguna niña, a ningún niño, atrás, porque llevarán esa carga a la espalda toda su vida.


Italia concede un aprobado general a sus estudiantes!

https://elpais.com/sociedad/2020-04-03/italia-concede-un-aprobado-general-a-sus-estudiantes.html

Italia concede un aprobado general a sus estudiantes
Los alumnos pasarán de curso automáticamente si no se retoman las clases. La Selectividad consistirá en un gran examen oral

Un estudiante milanés sigue el miércoles las clases a través de Internet.

Un estudiante milanés sigue el miércoles las clases a través de Internet.
Un estudiante milanés sigue el miércoles las clases a través de Internet.MATTEO CORNER / EFE
La crisis del coronavirus obligará a poner el contador a cero a distintos sectores italianos para poder seguir adelante. Y la educación, en la recta final del curso, valora cómo hacerlo para encajar el complicado puzle de los distintos cursos. Italia ultima un decreto ley para regular la liquidación del año académico y preparar el regreso de septiembre. Todos los alumnos pasarán al próximo curso, sin importar las notas obtenidas en los últimos exámenes. Nadie se quedará rezagado. Los tiempos del coronavirus, de este modo, traerán a Italia un aprobado general que permitirá pasar de curso y reanudar las clases en el siguiente con cierta normalidad. Lo que parece claro, aunque todavía se deje en el aire esa posibilidad, es que las aulas no volverán a abrir hasta septiembre.


La fórmula exacta, cuánto se retoma del año anterior como puente para el nuevo curso, la decidirán los comités educativos que planifiquen la entrada del nuevo año escolar, según detalla el borrador que han confirmado a EL PAÍS fuentes del Ministerio de Educación italiano. Pero el arranque de curso se dedicará, con toda probabilidad, a los alumnos más rezagados del año perdido para que se pongan al día en las materias que no lograron asimilar. Por ello, las clases generales de 2020-21 podrían empezar algo más tarde de lo habitual. El problema es mayor para los que ingresan en la Universidad a partir de septiembre.

La Selectividad —maturità, en términos italianos— es el otro gran hito al que deberá encontrarse solución. Si las clases pudiesen retomarse el 18 de mayo, el decreto prevé un calendario abreviado para llegar a tiempo en un modo relativamente estándar a las pruebas. En caso contrario, como resulta muy probable, los exámenes escritos de final de curso no tendrán lugar y podrán realizar la prueba preuniversitaria todos los alumnos. El examen se mantendrá y será “serio”, según ha señalado la ministra de Educación, Lucia Azzolinia. Pero se celebrará la prueba exclusivamente mediante un examen oral de una hora a través de alguna plataforma online. No se sabe qué peso tendría esa evaluación oral en la nota final.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país
El secretario de Estado de Educación, Peppe De Cristofaro, explica a este periódico que “era inevitable que fuera así porque es una situación excepcional”. “Es un gran problema, porque la maturità es el primer examen importante en la vida, tiene una gran densidad cultural y formativa, pero no podíamos hacerlo como se hace normalmente”, apunta. Respecto al aprobado general, De Cristofaro apunta que no significa que “los insuficientes se transformen en suficientes”. “Si un chico suspende y estos meses a distancia no ha mejorado, el profesor no le subirá la nota. Se le admitirá, pero con la nota insuficiente que tenía. Al principio del curso tendrá que hacer unas clases de recuperación de la materia”. El arranque general, confirma, podría retrasarse.

La mayoría de universidades tendrán que ceñirse a esos datos para la admisión de alumnos. Otras, como la prestigiosa Bocconi de Milán, ni siquiera lo notarán al no contar con la nota de la maturità. Su rector, Gianmario Verona, explica que el curso se ha podido terminar con cierta normalidad gracias a la infraestructura tecnológica de clases a distancia. “Hemos podido hacer este pasaje, pero el problema es que tuvimos que prepararlo en una semana. Hemos movido 427 cursos en este semestre que implicaban a más de 700 profesores. En una semana lo hemos trasladado todo al online y se ha podido completar el semestre a distancia. Ha sido una experiencia que nos ayudará en el futuro”, señala en referencia a la posibilidad de que el próximo curso tuviese que iniciarse todavía en esas condiciones.

Nadie duda de que las medidas de confinamiento llegarán hasta, como mínimo, comienzos de mayo. De hecho, este viernes Angelo Borrelli, y hombre que a diario transmite los datos, ha asegurado que podría empezar a pensarse en ello a partir del 3 de mayo. Pero la mayoría de expertos señalan que la reapertura de las escuelas será uno de los últimos que se darán.

sábado, 28 de marzo de 2020

¡Ojo con la sobrecarga de deberes!

https://elpais.com/elpais/2020/03/24/mamas_papas/1585050846_129972.html?ssm&fbclid=IwAR2CGGAqV4gYH0E8R8uhA0c2rjn4Y8MP-zr92Gy3EXNjRk1izWP28Xvx7T8

deberes cuarentena

"El sistema de educación a distancia que se ha implantado para los niños en este confinamiento está siendo el mayor error de todos los que se están cometiendo. Todo se basa en hacer deberes y que los padres les enseñemos lo que tienen que hacer”. “Pensad que los adultos sí salimos. Poco, muy poco, pero salimos. Al supermercado, a tirar la basura, a pasear el perro. Pero hay niños y niñas sin terraza siquiera que no han tomado el aire ni unos minutos desde que empezó todo esto. Hay que frenar con los deberes”. Las quejas por la gran cantidad de deberes son una realidad en las redes sociales. Cada día, muchos padres y madres reconocen estar sobrepasados por tener que combinar teletrabajo y tareas escolares durante la cuarentena. Y muchos otros inciden en el hecho de que los niños llevan ya semanas encerrados sin salir de casa y que les estamos echando sobre la espalda mucha responsabilidad. ¿Se están adecuando correctamente las tareas escolares a la situación actual de confinamiento?


Una de las voces que ha entrado en el debate ha sido el juez Emilio Calatayud. El magistrado, defensor acérrimo de los maestros y la educación, ha recalcado, en el blog que publica con asiduidad en el periódico Ideal de Granada, que en esta etapa tan excepcional “los niños ya tienen bastante con el deber de luchar contra el coronavirus”. La crítica del juez se produce en un momento en el que España vive su peor semana, en cuanto a infectados y fallecidos, desde que comenzó la crisis del Covid-19. Calatayud, al que su carácter transgresor en sus opiniones siempre le acompaña un revuelo de polémica, ha querido en esta ocasión recalcar primero la admiración y respeto que siente por los maestros y profesores y los reconoce como imprescindibles, “pero para cuando esto pase”. “Pero ahora, por favor”, prosigue, “¡ojo con el exceso de deberes, maestros!”.

Ojo con sobrecargar a los niños con deberes durante la cuarentena
El juez Emilio Calatayud.

Para el juez, los menores ya tienen bastante con el deber de luchar contra el coronavirus. Y los felicita por ello: “Estar confinados es para ellos quizá más incómodo que para los adultos, pero saben que su papel es muy importante para evitar que se extienda el contagio entre sus abuelos”. No se olvida tampoco de los hijos de médicos, cajeras, policías, etcétera, y como estos “ven poco a sus padres y eso tampoco es fácil de sobrellevar”. “Y luego están todos los que han perdido a algún familiar. Los niños y los adolescentes aprenden todos los días una lección, pero también nos dan lecciones todos los días. Cuidemos también de ellos”, incide el juez.

Las expertas piden una racionalización más justa de estas tareas
Efectivamente, “en cuanto a los deberes, estamos ante una situación nunca antes vivida tanto por la necesidad de confinarse, pero sobre todo por la urgencia con la que se produjo”, explica Yolanda Salvatierra, psicóloga infantil. La visión de esta experta es que se ha intentado mantener la actividad al máximo como un mecanismo de defensa psicológica para no venirse abajo. “El sistema educativo reaccionó en ese sentido”, prosigue Salvatierra, “incidiendo en la necesidad de que se pudiera seguir en casa con el ritmo de las clases y que así no se parase el curso escolar. Pero es importante entender que haya que rebajar ritmos”.

Para la experta es esencial reorganizarse en casa y entender que cada familia lo tiene que hacer a su manera porque las realidades son distintas: “Ante situaciones tan duras y difíciles como esta epidemia que afecta a las relaciones y al contacto social, se necesitan tiempos y espacios para poder manejar la ansiedad, los miedos, la tristeza. Sí es interesante que las escuelas sigan ahí, en contacto con las familias, ofreciendo recursos, dando respuesta a las dificultades que aparezcan, pero sobre todo tranquilizando para que esas tareas no sean un factor más de presión psicológica”.

El mejor aprendizaje es entender lo que ocurre. “Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos, adaptándose a las nuevas circunstancias y a los cambios que se van produciendo en las rutinas que los padres van ajustando”, explica Salvatierra. También en esta situación tenemos la oportunidad de dedicar tiempo de juego con ellos y pedirles que colaboren en las tareas domésticas, de esta manera, y, según la experta, “ fomentaremos los vínculos familiares y ayudaremos a cohesionar el manejo de las emociones de todos”.

La experta incide en la importancia de mantener los horarios de despertarse y acostarse así como de utilizar calendarios para situarse en el día de la semana. “Más que deberes, es más interesante que los profesores envíen objetivos a conseguir y propongan pautas. Hemos de ayudar a las familias a gestionar esta situación, no agobiarlas con más trabajo del que ya tienen”, concluye la experta.

Comunicación necesaria entre familia y profesorado
Ruth Alfonso Arias, educadora de familias de Disciplina Positiva y educadora de Infantil, añade que, los primeros días, las familias vivieron en un caos: “Muchos padres y madres comenzaron a recibir tareas por diversas plataformas sin parar, experimentando grandes dificultades para compaginar trabajo y deberes escolares”. La experta recuerda que esta situación de crisis es también una situación muy difícil para los docentes, una situación a la que nunca se habían enfrentado, motivo por el cual no se debe de dejar de valorar su gran esfuerzo: “Sin embargo, todo lo que estamos viviendo debe llevarnos a una reflexión más profunda y priorizar sobre qué es lo que prima en estos momentos. Una buena comunicación entre familia y profesorado podría acabar con las quejas de los padres”.

“Hay que tratar de llegar a un consenso para que esta situación pueda llevarse de la mejor manera posible para todos”, prosigue Alfonso, “pero, sobre todo, hay que pensar en los niños, en los que poca atención se está poniendo en esta crisis”. “Estos días, están viviendo grandes aprendizajes, que no olvidarán jamás y que no están presentes en ningún libro. Todos estamos pasando por difíciles situaciones, igual es momento de aflojar”, termina la experta.

Eva Bailén, diputada en la Asamblea de Madrid y portavoz de Educación por Ciudadanos, admite que “con la actual situación de confinamiento, los deberes se han convertido en los protagonistas indiscutibles de esta inusual actividad escolar desarrollada en casa: ahora mismo todo lo que los estudiantes hacen tiene la apariencia de este tipo de tareas”. Además, Bailén, también promotora de la campaña por la racionalización de los deberes en change.org y autora de varios libros como Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo, reconoce que estos días es más difícil que nunca garantizar que los deberes sean justos: “Que las tareas escolares produzcan aprendizajes significativos, que sean creativas, o que estén adaptadas a las necesidades y dificultades de cada niño”.

Para la experta, es imperativo apelar “al sentido de la responsabilidad hacia los alumnos y exigir que exista coordinación entre los maestros o profesores, que se estimen los tiempos que tendrán que dedicar los alumnos a las tareas y que estas se ajusten a la edad de cada menor”.

jueves, 26 de marzo de 2020

China garantiza continuidad del aprendizaje

https://es.unesco.org/news/como-china-garantiza-continuidad-del-aprendizaje-cuando-coronavirus-afecta-clases




El 9 de febrero, en China, unos 200 millones de alumnos de enseñanza primaria y secundaria comenzaron un nuevo semestre – en línea.

Con todas las escuelas que permanecían cerradas debido al coronavirus, el país emprendió lo que pudiera considerarse como la mayor experiencia de aprendizaje en línea de toda la historia de la humanidad.

Como preludio de la edición de 2020 de la Semana del Aprendizaje Móvil dedicada al tema de la inteligencia artificial y la inclusión, la UNESCO tomó contacto con el Ministerio de Educación de la República Popular China con el objetivo de proporcionarle su apoyo y de comprender cómo se puede sacar provecho de la tecnología con miras a garantizar la continuidad del año lectivo.

Tras haber suspendido la apertura de las escuelas que da comienzo al nuevo semestre, el Ministerio dio inicio a una iniciativa llamada “Garantizar la continuidad del aprendizaje mientras los cursos permanezcan afectados”. Durante dos semanas, después de prohibir todas las reuniones presenciales, el Ministerio organizó teleconferencias con los encargados de la gestión escolar, los proveedores de plataformas y cursos en línea, los suministradores de telecomunicaciones y otras partes interesadas, para planificar la puesta en marcha de la iniciativa.

Garantizar que todos los alumnos puedan acceder a las oportunidades de aprendizaje digital es el principal desafío al que se añade la preparación de los docentes para elaborar y proporcionar programas de instrucción en línea. Esto llevó al Ministerio de Educación a asociarse con el Ministerio de la Industria y las Tecnologías de la Información con miras a:

Movilizar a los principales proveedores de servicios de telecomunicaciones en su conjunto para reforzar la conectividad a Internet en favor de la enseñanza en línea, en particular en las regiones más desatendidas.
Incrementar la banda ancha de las principales plataformas de servicios educativos en línea, en particular la capacidad de la Plataforma nacional de “cloud” (la nube) dedicada a los recursos educativos y al servicio público con miras a atender simultáneamente a miles de usuarios.
Movilizar recursos a escala de toda la sociedad para proporcionar cursos y recursos en línea. Se ofreció a los estudiantes de las universidades la oportunidad de acceder a más de 24.000 cursos en línea. Basándose para la mayoría de los casos en la inteligencia artificial, se movilizaron 22 plataformas de cursos en línea válidas para dispensar cursos en línea gratuitos a las escuelas primarias y secundarias.
Adoptar metodologías flexibles y apropiadas para facilitar el aprendizaje. Se insta a las escuelas y los docentes a seleccionar los modos de prestación adecuados, en función de las disponibilidades a escala local en materia de electrónica, fundamentalmente las plataformas en línea, la televisión digital o las aplicaciones móviles. Los docentes han recibido consejos acerca de las metodologías pedagógicas, incluso mediante la difusión en directo de programas de instrucción en línea y de formaciones en línea al alcance de todos (MOOC). La cantidad de horas de aprendizaje recomendadas varía en función del nivel escolar enseñado.
Reforzar la seguridad en línea gracias a la colaboración con el sector de las telecomunicaciones y los proveedores de servicios de plataformas en línea.
Proveer apoyo psicosocial y cursos de información sobre el virus y los medios para protegerse.
“En mayo de 2019, China acogió la Conferencia Internacional sobre Inteligencia Artificial en la Educación, la primera de su tipo. Uno de los mensajes principales fue garantizar una tecnología al servicio de la inclusión y la equidad en la educación e impedir que la brecha digital aumente”, afirmó Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO.

“La respuesta de China a una urgencia sanitaria nacional se ha regido por la preocupación en que el aprendizaje de todos los niños y jóvenes continúe. Trabajamos en colaboración con los asociados en China para proporcionar consejos técnicos, siendo nuestra principal preocupación dar prioridad a los grupos más vulnerables para que no queden rezagados”.


Un alumno estudia en su casa gracias a las plataformas de vídeo en línea, en Pingliang, provincia de Gansu, 1 de febrero de 2020. © chinadaily.com.cn

 

“La respuesta del sistema educativo chino ante la urgencia provocada por el COVID-19 es extraordinaria, en materia de profundidad de los equipos de aprendizaje a distancia puestos a su servicio y por la magnitud requerida para satisfacer las necesidades. Por sí sola, una de las plataformas propuestas por el Ministerio de Educación autoriza la conexión simultánea de 50 millones de alumnos y docentes, permitiendo que accedan a los módulos de enseñanza primaria y secundaria, así como a las competencias para toda la vida pertinentes en situaciones de urgencia sanitaria”, afirmó Marielza Oliveira, directora de la Oficina Regional de la UNESCO en Beijing. “Es impresionante constatar la rapidez con que la China ha creado alianzas entre los gobiernos nacionales y locales, el sector privado y la sociedad civil para reforzar las capacidades mediante recursos de aprendizaje suplementarios, como por ejemplo, la difusión en directo en las redes sociales. Por supuesto, lo ideal sería lograr mucho más: apoyo a los padres para que puedan revisar con eficacia las actividades de aprendizaje de sus hijos, contenidos plurilingües destinados a las minorías étnicas, mejor accesibilidad para las personas discapacitadas, mejoramiento de la conectividad de las TIC y de las competencias de los docentes en las regiones rurales, incremento de la seguridad y de la protección de la vida privada de los niños en línea… Estoy segura de que gracias al despliegue de los esfuerzos pertinentes para mejorar el aprendizaje a distancia, los recursos extraordinarios que se movilizan hoy en día constituirán un legado positivo para la sociedad china más allá del fin de la epidemia.” 

Un mecanismo de seguimiento y evaluación se pone en marcha en este momento con miras a examinar los resultados del aprendizaje de los alumnos. Cuando los recintos escolares volverán a abrir sus puertas, se llevará a cabo un reajuste de los programas pedagógicos en función de los resultados que arroje esta evaluación.

jueves, 5 de marzo de 2020

¿Cómo enseñarías a un niño qué es la resilencia?

https://justificaturespuesta.com/nino-la-resiliencia/?fbclid=IwAR0C5XKnOu8fXf6CxQg-sdFD85lIPP_We9Ld8qikXqVsHP3oabj4jSEQ6Eg

Hoy tengo el placer de escribir otro artículo acerca de la resiliencia. Seguramente esta es la entrada más especial de las que he escrito acerca de este término porque está enfocada a los niños y niñas en edades tempranas.

Para mí no es fácil escribir sobre estas edades por dos razones: la primera porque no tengo hijos y la segunda porque imparto clases a alumnos de entre 12 y 18 años.

El artículo de hoy es muy especial porque a través de un extraordinario vídeo de poco más de 3 minutos serás capaz de transmitir a tus hijos, serás capaz de transmitir a tus alumnos en qué consiste la resiliencia a partir de una metáfora tan sencilla como eficaz.

¿Quieres aprender cómo enseñar a tus hijos y/o alumnos qué es la resiliencia? Pues acompáñame.

La historia del niño y el hipopótamo. Una extraordinaria lección para enseñar qué es la resiliencia.
la resiliencia

¿Qué es la resiliencia?

El vídeo que quiero enseñarte a continuación es un vídeo promocional que se realizó a propósito del VII Congreso de Resiliencia en México en el año 2011.

Un vídeo sensacional porque es capaz de transmitir y enseñar de una forma tremendamente sencilla un término tan complejo como es el de la resiliencia. No te entretengo más y te dejo con el vídeo.

A continuación haré una reflexión sobre el mismo. Espero que lo disfrutes como he hecho yo:

Así es como puedes enseñar a tus hijos y a tus alumnos qué es la resiliencia.
¿Qué es la Resiliencia?

La Resiliencia es cuando un ser vivo, planta, animal o ser humano

Resiste una presión tan fuerte y ¡se recupera!
Recibe golpes, ofensas y maltratos y ¡se recupera!
No se siente derrotado por lo feo, lo difícil o lo molesto que le pase en la vida, aunque se caiga y se ensucie.
Porque la Resiliencia…

1
Te permite recuperarte.
Te permite luchar.
Te permite sacar de tu vida lo malo y sucio.
Te permite soportar cualquier presión.
Te permite volver a ponerte de pie.
Te permite recuperar el humor.
Te permite aprender algo de cada momento.
Te permite aguantar serios problemas.
Te permite estar tranquilo, aunque tu cuerpo esté inundado de tristeza.
Te permite usar tus habilidades para hacer frente a cualquier situación mala.
Te permite aprovechar una mala experiencia para sacar algo positivo de ella.
Te permite absorber lo bueno de casa vivencia.
Te permite exprimir las emociones negativas.
Te permite crecer teniendo en todo momento los pies en la tierra.
Te permite mejorar y ser mejor pese a todos los golpes que recibes en la vida.
10 Aspectos que destacaría acerca del vídeo sobre la resiliencia.
1. Metáfora. Me parece muy original la idea de transformar una capacidad en un objeto, en este caso el vídeo cambia un concepto tan abstracto como la resiliencia en una esponja en forma de un hipopótamo.

2. Experimentación. No hay mejor forma de aprender que experimentando. Lo que hace el niño en el vídeo es aprender a partir de la experimentación. En el fondo no está experimentando con un hipopótamo, sino con la propia resiliencia y este hecho me parece algo fantástico. Creo que es algo que hay que valorar enormemente en edades tempranas.



3. Juego. Además de experimentar con la esponja en forma de hipopótamo, el niño está jugando con la capacidad de sobreponerse a las adversidades que tendrá de ahora en adelante. La importancia del juego, es más, la importancia del juego simbólico es otro aspecto muy positivo en la educación de cualquier emoción o capacidad, incluso la resiliencia.

4. Mensaje. El mensaje de qué es la resiliencia en el vídeo tiene una cualidad que me parece muy positiva y es que está creado a partir de mensajes muy breves. Son oraciones muy simples a modo de eslogan y que son relativamente fáciles de aprender y memorizar.

5. Lenguaje. El lenguaje se me antoja algo fundamental para explicar un concepto tan complejo como es la resiliencia. Además, dicho lenguaje debe estar enfocado a lo que está experimentando el niño y no en el concepto de resiliencia propiamente. ¿Qué quiero decir con esto? Que un niño no tiene por qué saber qué es la resiliencia, porque la resiliencia en estas edades no debe aprenderse en cuanto concepto, sino ser vivida y experimentada.

6. Esponja. El objeto elegido para enseñar qué es la resiliencia me parece sencillamente genial. Se trata de un objeto que al niño le parece muy cotidiano, ya que forma parte del ritual de su baño diario. Además, las características de la esponja hace que por mucho que se manipule siempre vuelva a su posición original.

Este es el gran valor del objeto y este es el gran valor que hay que transmitir a los niños a la hora de enseñarles qué se entiende por resiliencia.

7. Hipopótamo. Otro acierto que considero que tiene el vídeo es el uso de la esponja en forma de animal, concretamente en forma de hipopótamo.

https://youtu.be/Yt-5E8PvOj0
la resiliencia

El hecho de que a la hora de trabajar la resiliencia con el niño la esponja adopte una forma reconocible para cualquier niño le añade un valor muy significativo a la explicación. ¿Por qué? Pues porque el niño cuando tiene la esponja en forma de hipopótamo deja de pensar que es una esponja y sólo piensa en el hipopótamo como animal, como ser vivo, un ser vivo igual que él.

8. Música. Otro elemento que me gustaría destacar del vídeo es la música que lo acompaña. En este sentido he editado el vídeo para ponerle una música que fuera acorde con el concepto de resiliencia. Me parece importante que cuando se esté visionando el vídeo sobre resiliencia se pueda crear una atmósfera adecuada, ya que se trata de un concepto que está íntimamente ligado con el dolor, la pérdida y el sufrimiento.

9. Carcajadas. Al hilo del punto número 8, también me ha parecido oportuno añadir al final del vídeo las carcajadas de unos niños. Creo que este pequeño recurso puede ayudar a los niños a que se den cuenta de que por mucho que sufra el hipopótamo, por mucho que sufra el propio niño, al final, si son personas resilientes podrán salir de cualquier adversidad con la mejor de las sonrisas.

Porque la resiliencia es un proceso, pero lo más importante de este proceso es que se puede salir de él con la risa, con la carcajada de un niño.

10. El niño. Aunque el gran protagonista de este vídeo sobre resiliencia es la esponja en forma de hipopótamo, también me gustaría destacar la presencia del niño. Personalmente me ha gustado que casi en todo el vídeo sólo aparezca una parte de su rostro. ¿Por qué? Porque lo importante no es el niño en sí, sino lo que hace el niño con sus manos.

¿Y qué hace el niño con sus manos? Pues experimentar con la resiliencia. Sólo al final del vídeo es cuando aparece el niño con su mejor sonrisa, una sonrisa que te avisa de que ha entendido qué es la resiliencia.

El sufrimiento del hipopótamo por parte del niño. La resiliencia se puede y se debe enseñar.
A lo largo de los poco más de tres minutos que dura el vídeo, la esponja en forma de hipopótamo pasa por:

Ser golpeado hasta car al suelo. En la vida es inevitable recibir golpes. Hay golpes que son muy duros y que duelen mucho. Pero por muy duro que sea el golpe, siempre hay que tener la fuerza para volverse a poner de pie. Y la resiliencia lo hace posible.
Ser sepultado por la arena. En muchas ocasiones la vida te cubre de dolor y de sufrimiento. Pero todo ese dolor y ese sufrimiento llega un momento en que se detiene. Al detenerse es cuando la resiliencia se encarga de apartar ese dolor, de barrer ese dolor para dejarlo a un lado y permitir poder proseguir con la vida.
Ser sepultado por la presión de una roca. En la vida hay momentos en que la presión que rodea a las personas es tan fuerte que acaba por sepultarlas, por hundirlas. Por eso es tan importante la resiliencia, porque la resiliencia es más fuerte que cualquier piedra, porque la resiliencia es capaz de soportar la mayor de las presiones. La resiliencia permite apartar la presión de la piedra para tener la posibilidad de volver a ponerse de pie.
Ser inundado por litros y litros de agua. Hay veces en la vida que se tiene la sensación que no se pueden absorber todas las dificultades que se presentan. Pero lo que la gente no sabe es que la resiliencia tiene la capacidad de absorber esas dificultades para luego gestionarlas debidamente.
Ser exprimido. Cuando las personas se sienten totalmente absorbidas por sus adversidades, es cuando la resiliencia se hace más necesaria e imprescindible que nunca. Porque la resiliencia tiene a capacidad de expulsar toda esa agua que nos tiene absorbidos, porque la resiliencia se convierte en la oportunidad de sacar fuera, de exprimir los problemas, las penas y el sufrimiento que cada uno lleva en su interior y siempre desde el autoconocimiento y la serenidad.
Gracias a la resiliencia se puede transformar el sufrimiento en una oportunidad para sacar lo mejor de uno mismo. Seguro que conoces la expresión «lo que no te mata te hace más fuerte«. Pues bien, lo que hace la resiliencia es, precisamente, hacerte más fuerte ante todas las adversidades que vayan surgiendo en la vida.

Y lo más importante es que de cada situación adversa vivida hay que saber extraer un conclusión positiva, es decir, se trata de absorber lo malo para sacar de lo malo lo bueno como, por ejemplo, una enseñanza, una experiencia, una vivencia que te permita seguir adelante, que te permita seguir de pie, que te permita resarcirte.

Para saber más sobre la resiliencia.
Si quieres saber más sobre resiliencia te dejo tres artículos publicados en Justifica tu respuesta al respecto de este término:

10 Maneras de enseñar resiliencia a tus alumnos
Resiliencia, ¿qué es? ¿Cómo se aprende? [INFOGRAFÍA]
Acto de bondad. Actividad de tutoría para trabajar la resiliencia
Junto con estos artículo también me permito recomendarte estos libros sobre resiliencia que me parecen realmente instructivos:

Resiliencia Gestión del naufragio
Los patitos feos: La resiliencia. Una infancia infeliz no determina la vida
La resiliencia en entornos socioeducativos: Sentido, propuestas y experiencias
Levantarse y luchar: Cómo superar la adversidad con la resiliencia (Prólogo de Enrique Rojas)

miércoles, 26 de febrero de 2020

Deporte infantil

https://www.eldiario.es/edcreativo/diario-salud/vida-sana/Deporte-infantil-preguntas-respuesta-posibles_0_999500358.html

(IN) CORPORE SANO
Deporte infantil: cinco preguntas con respuesta sobre sus límites y posibles riesgos
Despejamos algunas dudas sobre cómo los niños pueden empezar a hacer ejercicio limitando el riesgo de que sufran lesiones o fracturas por un sobreesfuerzo.
María Pulido

No todos los deportes son iguales, ni en cuanto a exigencias ni a intensidad, y menos si se habla de niños.

No todos los deportes son iguales, ni en cuanto a exigencias ni a intensidad, y menos si se habla de niños.
No todos los deportes son iguales, ni en cuanto a exigencias ni a intensidad, y menos si se habla de niños. RICHARD R SCHUNEMANN

Los beneficios del ejercicio regular y la actividad física son innegables, independientemente de cuál sea la edad, el sexo o la capacidad física. Hay muchas razones que respaldan la importancia de hacer deporte y de moverse a cualquier edad. No solo hablamos de ‘ganancias’ físicas, como mejorar la fuerza muscular o mantener un peso saludable. El ejercicio va mucho más allá y abarca numerosas esferas y ámbitos de la vida. Los estudios en torno a él son claros: practicar deporte de manera regular aumenta los niveles de energía, mejora la función cerebral, el sistema inmunológico, el estado de ánimo, el bienestar y puede ayudar a prevenir y tratar enfermedades mentales como la depresión. Al mismo tiempo, reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, así como el riesgo de enfermedades óseas degenerativas.

Sus bondades, por tanto, parecen bastante claras. Pero surgen dudas sobre cómo realizarlo de manera segura, sobre todo a nivel amateur, para reducir el riesgo de lesiones y fracturas, especialmente en los niños, a los que no se les puede exigir lo mismo que a un adulto. ¿Hay algún deporte más recomendado que otro para que los niños empiecen a hacer ejercicio? ¿Qué tipos de lesiones son las más habituales si no lo hacen bien? Resolvemos estas y otras cuestiones para ayudar a que los niños hagan ejercicio de una forma segura.


1. ¿Cuál es la mejor manera de empezar a hacer ejercicio?
Aunque parezca obvio, la mejor manera de que los niños se inicien en el ejercicio físico es dejar que elijan el deporte que más les guste. “El niño debe ir a divertirse y a hacer amigos sea donde sea que haga deporte”, reconoce Cristóbal Suárez Rueda, traumatólogo y jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT) del Hospital Universitario Infanta Elena.

Todos los deportes pueden ayudar a que un niño empiece a hacer deporte. “Las artes marciales como el judo o el karate trabajan los estiramientos, la coordinación y la disciplina. Los deportes de equipo como el fútbol potencian las actividades grupales y la natación es, quizás, el más completo”, afirma Suárez Rueda, que destaca que los niños, sobre todo los más pequeños, deben centrarse “en jugar más que en entrenar”.

2. ¿Cuáles son los principales errores que se cometen al hacer ejercicio?
No todo vale cuando los niños se ponen las zapatillas de deporte. Hay muchos errores que se cometen y que deben evitarse. En general, los más comunes son “no calentar, no llevar el calzado adecuado o aumentar la intensidad de los ejercicios sin una adecuada preparación física”, reconoce Armando Macera, adjunto del COT del Hospital Universitario Infanta Elena. En los niños, el principal error es considerarlos como un adulto pequeño. No lo son “en su cuerpo ni en su mente, por tanto, el nivel de exigencia ni puede ni debe ser el mismo”, matiza Suárez Rueda.

Un error común en los niños es el abuso de entrenamiento, con el consiguiente riesgo de que aparezcan lesiones que no son comunes en estas edades, como un desgaste precoz de ciertas articulaciones. El problema está en el auge, en los últimos años, de lo que los expertos denominan la “profesionalización del deporte infantil”.

Un error común en los niños es el abuso de entrenamiento.
Un error común en los niños es el abuso de entrenamiento. ADRIA CREHUET CANO

3. ¿Qué tipos de deporte conllevan más riesgos si se hacen mal?
No todos los deportes son iguales, ni en cuanto a exigencias ni a intensidad, y menos si se habla de niños. Partiendo de la idea anterior de que no son pequeños adultos, es importante tener en cuenta que se trata de una etapa en la que el cuerpo está en pleno crecimiento. Por tanto, los deportes de mayor riesgo en niños son los que “cargan demasiado peso en sus articulaciones y someten al cuerpo a fuerzas excesivas por su cantidad o repeticiones”, afirma Suárez Rueda.

 No es recomendable, por ejemplo, que los niños hagan pesas porque se trata de ejercicios repetidos y bruscos que “pueden dañar el cartílago de crecimiento, con la consiguiente “detención del crecimiento en ese hueso y una alteración en el desarrollo normal del niño”, advierte Borja Muñoz Niharra, responsable de la Unidad de Traumatología y Ortopedia Infantil del Hospital Universitario Infanta Elena.

Tal como recuerda Macera, la mejor manera de reducir problemas en cualquier deporte es la prevención y la precaución.

4. ¿Cuáles son las lesiones más habituales?
De un tiempo a esta parte se ha producido un incremento de lesiones en niños que antes solo se detectaban en adultos. Los expertos atribuyen este problema al sobreentrenamiento de niños y adolescentes. Los problemas más frecuentes suelen ser, según Muñoz Niharra, “lesiones musculares como las roturas fibrilares seguidas de las ligamentosas como los esguinces y las fracturas”. Debe tenerse en cuenta que, además de las lesiones que se producen por caídas o traumatismos, hay otro grupo de lesiones específicas de crecimiento que suelen darse por un exceso de uso, lo que los expertos denominan osteocondrosis por tracción, que se dan en niños que “practican deporte de forma continuada a un ritmo excesivo”. Se trata de lesiones que hasta hace poco se focalizaban solo en adultos con un nivel alto de entrenamiento al fútbol.

Es importante escuchar el cuerpo y atender a cualquier señal que haga. El dolor (que no son lo mismo que las agujetas) es señal de que algo no va bien, por tanto, es el momento de parar.

5. ¿Pueden prevenirse las lesiones? ¿Cómo?
El riesgo de lesiones disminuye de manera considerable realizando estiramientos antes y después del ejercicio. Los estiramientos nos ayudan a ganar “flexibilidad, elasticidad y elongación muscular”, por tanto, preparan la musculatura antes de cualquier actividad física y después porque devuelven al músculo su longitud original. Los estiramientos, además, “evitan lesiones por una sobrecarga y disminuye los dolores musculares post-esfuerzo”, afirma Macera.